1

Llevo días y días encerrado
dentro de esta pequeña habitación.
Nadie llama a la puerta, pero si alguien
–después de tanto tiempo ya– viniese,
no me levantaría para abrirle.
Ni sé cuándo es de noche, ni tampoco
si el sol se ha acercado últimamente.
No recuerdo por qué cerre la puerta.
Tal vez podría abrirla y encontrarme
entonces con aquello. O tal vez
sea mejor así. Y siga siendo
esta duda una forma de esperanza.

Diego Miguel Núñez Vaya, Premios Searus 2005.

Published in: on 6 mayo 2011 at 1:20 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://alanissetto.wordpress.com/2011/05/06/347/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: