III


Volviste. Como un mentiroso, un hipócrita, un ser ruin pero tonto. Volviste para acabar huyendo, como un cobarde. Siempre lo supiste. Jamás traicionaste a tu corazón, siempre conociste el verdadero dictamen de sus latidos. Pero jugaste sucio, como un miserable. Él lo sabía. Y tú sabías que él lo sabía.

–No vendré contigo –le confesaste de repente.

Yacíais en la cama acurrucados entre las sábanas, en aquel sórdido cuarto que olía a locura y soledad. El Loco te miró con pesadumbre y desengaño y se apartó de ti, asqueado. El silencio se adueñó de la habitación por un momento, y tú tuviste un mal presentimiento. Te dijiste que eras idiota. Lo eras, y probablemente ya era tarde.

Él siempre te lo había dicho:

–No eres muy inteligente.

Sumergió la cabeza bajo la almohada y sollozó como un niño. A ti te pareció triste y tierno, pero presentías que muy pronto aparecerían los demonios que encerraba dentro. Así que ahora era el momento. Ahora, sin esperar un minuto más. Habías imaginado esa escena muchas veces, pero un mal actor como tú siempre mete la pata.

–Me voy para siempre –dijiste, ingenuo.

Published in: on 16 junio 2010 at 2:48 pm  Comments (3)  

The URI to TrackBack this entry is: https://alanissetto.wordpress.com/2010/06/16/iii/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. Yo sé lo que paaasaaa, kupó; yo sé lo que pasa lueeegooo, kupó; jijijiji…

    Conozco a alguien muy similar al mentiroso, qué fácil de calar…

  2. Jijiji kupopó…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: