I


–El loco. Uh, el loco –te repetía, efectivamente, el Loco–. Ahora no puedes huir, ¿verdad? Si tuvieras fuerza para poder apartarme de un golpe te atreverías, malnacido.

Tus labios permanecían apretados e impotentes. Tus ojos, atrevidos y abiertos de par en par, observaban atentamente su rostro. Su rostro, endemoniado. Cuando comprendías lo macabro de sus pensamientos, casi llorabas, o casi te enfadabas, o casi lo convencías de que aún te importaba.

–Eres un mentiroso –sentenciaba, como divertido–. Un putón, como todos.

De vez en cuando perdía la sonrisa y en su mirada aparecía una seriedad violenta y angustiosa. Tú eras un mentiroso. Lo eras y siempre lo habías sido. Ahora debías recibir un castigo por ello.

–Nunca me quisiste de verdad –te decía, y tú lo sabías–. Para ti jamás tuve valor especial.

–Para mí siempre lo tuviste –mentías.

–Mentiroso, mentiroso, mentiroso. –Su frente arrugada y sus ojos coléricos–. Mentiroso y putón.

Published in: on 1 junio 2010 at 2:45 am  Comments (3)  

The URI to TrackBack this entry is: https://alanissetto.wordpress.com/2010/06/01/mentiroso-y-puton/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. ¡¡Qué intenso, kupó!!

    Me gusta mucho, kupó, kupó.

    • Por cierto… ¿qué ha sido de tu blog?

      • Principalmente pensé que lo de mis ‘yo’ era demasiado íntimo como para tenerlo en la red.

        Cada uno también tuvo su razón individual para ser clausurado, pero en fin, kupó…

        Cosas que pasan, ¿kukupó?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: