Piedra y realidad


Ya apunta la prostituta de Cuna de cuervos, escrito por la joven María Zaragoza, que la piedra es inmortal en nuestros corazones.  El corazón se aferra a la piedra, o a su recuerdo. Cuando dice piedra en realidad quiere decir tierra, cuna y origen. Pese a saber que quizá nuestro destino está en ninguna y en todas partes, en nuestra esencia quedan sellados los recuerdos y el deseo de volver al mismo lugar.

Mientras leía este exquisito relato, me convencí de que, debido seguramente a la inmadurez, era incapaz de huir de la piedra. Al principio me dije que era cuestión de crecer y de tiempo, pero luego pensé que quizá no lo lograría nunca: aunque corriese en busca de otra realidad, la piedra rodaría hacia mí persiguiéndome. Me espiaría por siempre, pintada en mi sombra, burlándose de mis pretensiones de olvidar. Y por terco e hipócrita, me negaría a darle la razón.

No encontraría otra forma.

—————————————————————-

Al llegar a casa la realidad le pareció desafiante. No es la que él había esperado encontrar, sino una hecha de objeciones y soledad. Las ilusiones parecían estar apagadas. Pobre infeliz, que creía en luces eternas… Pero todo en lo que siempre había creído era ahora una mentira, un sinsentido. Le habías dejado tu hálito triste, de derrota y pesimismo, y ahora no sabía qué hacer con él.

Por eso prefería fumar.

Y sí, tú tenías razón: fumar es una tontería, pero sólo a medias. El humo es nocivo pero no del todo inservible. Tú movías las manos, tratando de crear ficción, y él fumaba, ensimismado por el humo: los dos buscabais crear mundos. Por eso él escribía poesías, y por eso mismo tú fingías carcajadas sin sentido cuando, en realidad, estabas triste: porque la realidad es insolente.

Published in: on 26 abril 2010 at 4:03 am  Comments (5)  

The URI to TrackBack this entry is: https://alanissetto.wordpress.com/2010/04/26/piedra-y-realidad/trackback/

RSS feed for comments on this post.

5 comentariosDeja un comentario

  1. Hmmm, !No me lo puedo creer!

  2. Bueno, el olvido es perjudicial; siempre es mejor aprender de lo acontecido, kupó.

    Escribes poco, kupopó…

    • ¿Es que hablo del olvido o de lo acontecido en este texto?, ¿o te refieres a algo personal entre tú y yo? Bah, olvida esas dos preguntas y respóndeme sólo a esta: ¿qué leches haces aquí?

      En cuanto a que escribo poco… últimamente no le he encontrado demasiado sentido a escribir, pero presiento que pronto lo retomaré.

  3. Me refería al texto… Al menos es lo que he entendido, kupó…

    Pues estoy aquí, comentando. Ku-kupó.
    No he hecho nada malo, creo…

    Kupó.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: