La vida en las minas bolivianas


   La periodista Samanta Villar nos muestra en 21 Días la realidad en Morococala, una comunidad minera de Bolivia asolada por la pobreza y situada a unos 4.500 metros de altura. Hace unos cuatrocientos años, los españoles explotaban las minas de estos territorios, y más tarde fueron tomadas por el estado boliviano. Ya casi agotadas, estas minas aún siguen guardando obreros, que son los propios habitantes de la zona. El nivel de riesgo es de setenta por cierto y las últimas medidas de seguridad fueron tomadas hace cuatro siglos. No es de extrañar, pues, que Samanta sintiese tal ansiedad a medida que se adentraba bajo tierra.

   Marlene tiene cinco hijos y está separada. Trabaja en la mina como sustituta en el puesto de trabajo que ocupó su ex marido alcohólico. Es la única mujer minera de su pueblo, lo que la enfrenta al machismo de la Cooperativa, donde los hombres alegan que «una mujer no debe trabajar en la mina porque su fuerza no es comparable con la de un varón». Marlene se desespera y se echa a llorar, frustrada por la incomprensión de los mineros.

   Esta mujer suele extraer unos doscientos kilos de barro al día de los que sólo serán útiles unos gramos de estaño. Su sueldo no alcanza mucho más allá de los trescientos bolivianos –unos treinta euros– al mes. No tiene más recurso que éste tan mísero. «No se me ocurre una vida peor», afirmaba Samanta.

   Está sola y teme morir aplastada en la mina dejando a sus hijos sin nadie que se haga cargo de ellos. Su única amiga es Doña Juana. Ésta tiene cuatro hijos y es viuda. Trabaja como «palliri», al igual que el resto de mujeres viudas de la comunidad minera. Su labor es consistente en rebuscar entre los residuos de la mina a fin de hallar mineral.

   Marlene se pregunta qué es la felicidad. ¿Alguna vez la tuvo? Historias muy tristes y duras que nos muestran un escenario ignorado por todos. Lo bueno de todo ello es que Cuatro no para de recibir mensajes de gente solidaria que, tras ver el reportaje, está dispuesta a cambiar la vida de Marlene y sus hijos en la medida que sea posible. Cuatro, 21 Días y Samanta Villar han logrado hacer un reportaje espectacular. Por ello, sería decepcionante que hicieran oídos sordos a los gritos de los foreros que brindan su ayuda.


Published in: on 5 diciembre 2009 at 8:47 pm  Comments (2)  

The URI to TrackBack this entry is: https://alanissetto.wordpress.com/2009/12/05/la-realidad-en-las-minas-bolivianas/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Queremos ayudar a Marlene…
    Unete a nuestro grupo!

  2. El enlace del grupo de facebook para ayudar a Marlene y a Morococala:

    http://www.facebook.com/group.php?gid=181152461733


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: