Duende Verde


 

Si de mis labios sale tímida mi verdad
y de tu mirada se escapa tu lamento,
quizá el cielo llore sobre la mustia ciudad
y la palidez del día me hurte el aliento.
¿No decía ser amigo de la soledad,
yo que pretendí aferrarme a tal sentimiento?

Nervioso y juguetón, místico duende verde
que un día me quiere y al otro me abandona.
Duende pillo y burlón –que me encuentra y me pierde–,
no mereces perdón, ni halagos ni corona.

Quién guardase la esencia de tu dulce color
o el grato perfume de tu condición pueril.
Quién te amase puesta la luna y llegado el albor,
en la lumbre de agosto y en el llanto de abril.

Alanissetto.

Published in: on 22 noviembre 2009 at 11:51 pm  Comments (2)  

The URI to TrackBack this entry is: https://alanissetto.wordpress.com/2009/11/22/duende-verde/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Ésta me gustó más. Atento a la crítica hacia tu propio carácter veleidoso… Tenlo presente.

    Saludos.

    • Qué difícil es convencerte :p

      ¿Por qué dices lo de mi carácter? No lo entiendo. El duende verde del texto no soy yo, si es eso lo que has entendido.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: