Cobarde


   Sigo tu figura como un cobarde convencido de su fatídico rumbo. Lo reconozco, soy un cobarde por huir. Una ilusión que te sigue callada y cuyo destino no es más que contemplar tu figura cuando tú apenas te percatas, y desaparecer de tus ojos cuando casi me pillas. Soy un cobarde por resignarme a la duda, muerto de miedo de que tras ella se avecinen nubes negras. Lo soy por malgastar mi imaginación inútilmente:

   Si yo fuera navegante de tus aguas, en fiel amante del mar me convertiría. Guardián de sus rincones sería, y remaría hasta arriesgar mi vida en los peligros de la alta mar. Pero sólo soy un pobre payaso disfrazado de pirata sin espada ni tesoro.

   Y mientras tanto, seguiré siendo cobarde, y de vez en cuando, me quedaré colgado de tu sonrisa, escondido tras las sombras. Apenas me percibes. ¿De verdad no sientes mi presencia en tu espalda?

   Escena de la película Mensaka, páginas de una historia:

  

Published in: on 14 noviembre 2009 at 12:01 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://alanissetto.wordpress.com/2009/11/14/cobarde/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: